Chatbots, el futuro de la Investigación de Mercados.

Davos 2018, El mundo esta cambiando. Así es como las empresas deben adaptarse.

Chatbots, el futuro de la Investigación de Mercados.
enero 21, 2018
Argomall: Llevando Comercio conversacional a Filipinas
mayo 17, 2018

Image: Word Economic Forum

El mundo esta cambiando. Así es como las empresas deben adaptarse.

Aunque solo hemos visto el comienzo, una cosa ya está clara: la Cuarta Revolución Industrial es la mayor transformación que la civilización humana haya conocido. Tan trascendentales como lo fueron las revoluciones industriales anteriores, nunca liberaron tan enorme poder transformador.

La Cuarta Revolución Industrial está transformando prácticamente cada actividad humana: la forma en que hacemos las cosas; la forma en que usamos los recursos de nuestro planeta; la forma en que nos comunicamos e interactuamos entre nosotros como humanos; la forma en que aprendemos; la forma en que trabajamos; la forma en que gobernamos; y la forma en que hacemos negocios. Su alcance, velocidad y alcance no tienen precedentes.

El enorme poder implica un riesgo enorme. Sí, lo que está en juego es importante. Si acertamos con la revolución, la digitalización beneficiará a los casi 10 mil millones de seres humanos que habitarán nuestro planeta en el año 2050. Si nos equivocamos, las sociedades se dividirán en ganadores y perdedores, surgirán desórdenes sociales y anarquía, el pegamento que sostiene a las sociedades y las comunidades se desintegrarán juntas, y los ciudadanos ya no creerán que los gobiernos pueden cumplir su propósito de hacer cumplir el estado de derecho y brindar seguridad.

Es por eso que la Cuarta Revolución Industrial no se trata solo de tecnología o negocios; se trata de la sociedad. Es fascinante cuando una computadora supera al mejor jugador de GO humano, cuando los robots escriben textos y las máquinas "hablan" entre sí. Sin embargo, nosotros los humanos definimos los algoritmos que gobiernan las máquinas y no al revés. Y no se equivoque al respecto: ahora estamos escribiendo el código que moldeará nuestro futuro colectivo.

Esta integración perfecta de los mundos virtuales y físicos en los llamados sistemas ciberfísicos es el gran salto que vemos hoy. Eclipsa todo lo que ha sucedido en la industria hasta el momento, como en las revoluciones industriales anteriores, pero a una escala mucho mayor. La Cuarta Revolución Industrial eliminará millones de empleos y creará millones de nuevos puestos de trabajo. Y debido a que la fabricación representa el 70% del comercio mundial, realmente se trata de "la riqueza de las naciones", para citar a Adam Smith. Esto plantea la siguiente pregunta: ¿qué podemos hacer para asegurarnos que la mayor cantidad posible de ciudadanos se beneficie de la Cuarta Revolución Industrial?

Robot

Ver artículo fuente

Primero, podemos aprender del pasado y sentar las bases conceptuales para una sociedad inclusiva.

A mediados del siglo XX, líderes como el economista Alfred Müller-Armack desarrollaron la llamada economía de mercado social, el modelo de éxito de Alemania hasta el día de hoy.

Él visualizó una sociedad abierta que apunta a "unir el principio del mercado libre, con el de la distribución justa de la prosperidad". Esta visión es más relevante hoy que nunca porque señala el camino a una forma inclusiva de capitalismo y a un modelo sostenible de bienestar económico y social. Creo que el siguiente paso en el camino hacia la inclusión es elevar significativamente los estándares para las empresas en lo que respecta a la responsabilidad social y la sostenibilidad.

Contrariamente a la máxima de Milton Friedman, el negocio de los negocios no deberían ser solo los negocios. El valor del accionista por sí solo no debe ser el criterio. En cambio, deberíamos hacer que el valor para las partes interesadas, o mejor aún, el valor social, sea el punto de referencia para el desempeño de una empresa.

Hoy, los interesados ​​-clientes, accionistas, proveedores, empleados, líderes políticos, la sociedad en general- esperan que las empresas asuman una mayor responsabilidad social, por ejemplo, protegiendo el clima, luchando por la justicia social, ayudando a los refugiados y capacitando y educando a los trabajadores . El negocio de los negocios debería ser crear valor para la sociedad. En Siemens, llamamos esto "negocios a la sociedad".

En segundo lugar, dado que la Cuarta Revolución Industrial se basa en el conocimiento, necesitamos una revolución concurrente en capacitación y educación.

Aquí, tanto el gobierno como las empresas deben unir fuerzas para proporcionar a los trabajadores las habilidades y calificaciones que necesitan para participar en la economía digital, por ejemplo, al poder aprovechar las oportunidades creadas por la inteligencia artificial. Si la fuerza de trabajo no se mantiene al día con los avances en el conocimiento a lo largo de sus vidas, ¿cómo se llenarán los millones de nuevos puestos de trabajo?


En tercer lugar, debemos fomentar la innovación y la capacidad de adaptación.

La digitalización ha demostrado su poder disruptivo en el pasado; ha puesto patas arriba industrias enteras. Ya sabes el dicho: "Internet corta al intermediario". Las tecnologías digitales permiten modelos comerciales completamente nuevos, y ahora vemos que permiten nuevos modelos sociales. Uno de estos es la economía colaborativa. Desafía uno de los preceptos fundamentales de nuestro orden económico: el papel prominente de la propiedad. Si lo considera bueno o malo, esa es la realidad.

En cuarto lugar, como líderes debemos reunir el coraje para hacer frente a las preguntas difíciles. Y hay muchas de ellas.

¿Cómo podemos asegurar el futuro de aquellos cuyos trabajos serán eliminados por máquinas? ¿Necesitamos un ingreso básico garantizado? ¿Deberíamos imponer impuestos sobre el software y los robots? ¿Las compañías que brindan plataformas globales de TI deben cumplir con las normas y regulaciones nacionales? Si es así, ¿cómo pueden hacerse cumplir? ¿Qué libertades y derechos deberían tener los individuos en la era digital?

Estas son las preguntas difíciles que enfrentamos hoy. Y no creo que anhelar los supuestos "buenos viejos tiempos" arrojen buenas respuestas. En su libro "Retrotopia", el sociólogo y filósofo polaco Zygmunt Bauman sostiene que muchos han perdido toda la fe, en la idea de construir una sociedad futura y recurren a las ideas del pasado, enterradas pero no muertas.

En cambio, debemos mirar hacia adelante, señalar las oportunidades y los riesgos de la Cuarta Revolución Industrial, y luego arremangarnos y crear respuestas que realmente funcionen para nosotros y las generaciones futuras.

by: Joe Kaeser
President and Chief Executive Officer, Siemens AG
World Economic Forum Davos 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

//]]>
Bitnami